Inseminación Artificial

Inseminación Artificial

La inseminación artificial es la técnica menos invasiva de las utilizadas en Fecundación Asistida. La inseminación artificial es lo más parecido a lo que ocurriría en un ciclo natural, y en ocasiones es suficiente para resolver el problema de fertilidad. La inseminación asistida, consiste en el control ecográfico de una estimulación hormonal suficiente para hacer crecer 1-2 folículos, y esperar el momento adecuado para introducir, mediante una sonda vaginal, el semen capacitado de la pareja.

El proceso de inseminación artificial no requiere ningún tipo de anestesia pues no es dolorosa y una parte de las parejas con dificultades consiguen la ansiada gestación con esta técnica. Sin embargo, en ocasiones trás un tratamiento de inseminación artificial, el problema persiste y es necesario recurrir a otras técnicas más invasivas, para conseguir el éxito.

Para poder realizar una inseminación artificial, es necesario manipular el semen, para mejorar las cualidades de los espermatozoides. Esto se consigue mediante la capacitación espermática.

¿Por qué es necesaria la Capacitación Espermática?

La capacitación espermática es una técnica que consiste en seleccionar los espermatozoides con mejor movilidad, que contiene una muestra espermática, para su utilización en un tratamiento de inseminación artificial.
Para conseguirlo es necesario eliminar el plasma seminal, que es un fluido rico en prostaglandinas y otros elementos, que actúan como inhibidores de esa movilidad.
Durante la eliminación de este plasma, además, son eliminados también, los espermatozoides inmóviles y otras partículas de desecho. De esta manera las probabilidades de fecundación aumentan en el proceso de inseminación artificial.

 

Haga su Consulta Online
1000 caracteres restantes
Agregar archivos

Información de Contacto

 

Política de Cookies

Este sitio usa cookies y tecnologías similares para proporcionar una mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando, se considera que usted acepta su uso.