2 minutes reading time (395 words)

Genes homólogos: Rasgos homólogos y análogos

Genes homólogos: Rasgos homólogos y análogos

¿Alguna vez te has preguntado por qué compartimos ciertos rasgos con criaturas parecen bastante alejadas de nosotros? La clave está en los genes homólogos. ¿En qué consisten estos genes? Te lo contamos a continuación.

¿Qué son los genes homólogos?

Miremos las alas de un murciélago. Todos sabemos que los murciélagos son mamíferos. Lo que quizás no resulte tan evidente es que sus alas tienen la misma forma que un brazo humano, solo que con los dedos muy, muy largos y la piel extendida entre ellos.

Todos los mamíferos, desde los seres humanos a los mapaches, tenemos pelo. E incluso también puedes ver como compartimos ciertos rasgos con los peces, tales como un sistema nervioso central y los ojos.

¿Por qué tenemos tanto en común con las criaturas que no están directamente relacionadas con nosotros? Bueno, la respuesta simple es que en algún lugar mucho, mucho, mucho tiempo atrás, todos compartimos un antepasado. Por supuesto, ese antepasado era probablemente algún pequeño microorganismo nadando en un pantano Paleozoico, pero aun así, todos evolucionó a partir de esa microscópica criatura.

Cuando una secuencia de genes común aparece en dos criaturas porque se deriva de un antepasado evolutivo, entonces hablamos de genes homólogos.

Homología vs Analogía

Por lo tanto, diferentes especies pueden compartir secuencias de genes similares, lo que da lugar a que ambas tengan rasgos similares. Pero ojo, porque en realidad, hay dos maneras en que dos especies compartan rasgos parecidos.

Como ya dijimos, si la secuencia de genes compartidos en dos especies diferentes es el resultado de un antepasado genético común, esos genes son genes homólogos. La otra posibilidad es que esos genes en realidad no están relacionados en absoluto. ¿Cómo es posible?

 Cuando un rasgo genético compartido en diferentes especies es el resultado de la función, y no de la ascendencia genética, se dice que esos rasgos son análogos. Los seres humanos y los chimpancés tenemos dedos similares, ya que compartimos un ancestro común; esos rasgos son homólogas. Por otro lado, delfines y tiburones tienen aletas dorsales en la espalda, pero esto no es debido a algún rasgo genético común transmitido de un ancestro común.

Las aletas dorsales ayudan a los grandes depredadores marinos a nadar mejor, por lo que este rasgo puede evolucionar de forma independiente en dos especies diferentes, ya que es útil para ambas. Por lo tanto, es una característica análoga, no homóloga.

Cuántos espermatozoides hay en una eyaculación
La genética del comportamiento humano: ¿qué estudi...
Haga su Consulta Online
1000 caracteres restantes
Agregar archivos

 

Política de Cookies

Este sitio usa cookies y tecnologías similares para proporcionar una mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando, se considera que usted acepta su uso.