2 minutes reading time (391 words)

Gen de la infidelidad, ¿existe de verdad? Las claves

Gen de la infidelidad, ¿existe de verdad? Las claves

 

¿Podría ser la infidelidad cuestión de genética? La genética tiene una gran influencia sobre nuestro comportamiento, y la infidelidad no es desde luego una excepción. De hecho, hace poco se descubrió el llamado gen de la infidelidad.

 

Un estudio publicado a finales de 2014 miró 7.400 pares de gemelos en Finlandia de edades comprendidas entre 18 y 49 y con pareja estable. De los participantes, el 9,8 por ciento de los hombres y el 6,4 por ciento de las mujeres habían cometido al menos una infidelidad en los últimos 12 meses.

Después, los investigadores compararon la diferencia en las tasas de engaño entre gemelos idénticos, que comparten todos sus genes, y los gemelos no idénticos, que no lo hacen. Los resultados mostraron que 63 por ciento de la variación en la infidelidad en los hombres y 40 por ciento en las mujeres podría atribuirse a la genética.

En el resultado, los investigadores encontraron evidencia provisional de un gen específico que influye en la infidelidad en las mujeres. El gen en cuestión es el gen receptor de la vasopresina, implicado en la creación de confianza, la empatía y la unión sexual en los animales. Siendo así, tiene sentido que tenga efecto en el comportamiento sexual, aunque no deja de ser curioso que este gen parezca no tener ningún efecto en la promiscuidad de los hombres.

Obviamente la correlación no iguala la causalidad, pero la investigación en modelos animales también respalda la idea de que la vasopresina, así como otras hormonas vinculadas a nuestras emociones, como la dopamina y la oxitocina, pueden desempeñar un papel más importante en la fidelidad de lo que se pensaba.

En términos  evolutivos están claros los “beneficios” de la infidelidad masculina. Los hombres engañan más porque la infidelidad les da oportunidades adicionales para reproducirse. En cambio, las ventajas evolutivas de la infidelidad femenina siempre habían estado en entredicho. Algunos investigadores han sugerido que la infidelidad femenina sirve para extraer los recursos de un macho adicional. También pone a otro hombre en la reserva en caso de que se pierda a la pareja.

Sin embargo, a día de hoy sería imposible decir si alguien va a ser infiel o no. La decisión final depende  de la persona. Ahora si cometes un desliz en tu relación, quizás puedas echarle parte de la culpa al gen de la infidelidad.

Aplicaciones de la ingeniería genética en la medic...
Pruebas de A.D.N: ¿Para qué se utilizan?
Haga su Consulta Online
1000 caracteres restantes
Agregar archivos

 

Política de Cookies

Este sitio usa cookies y tecnologías similares para proporcionar una mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando, se considera que usted acepta su uso.