2 minutes reading time (399 words)

¿Cuándo disminuye el riesgo de aborto? y otras preguntas

¿Cuándo disminuye el riesgo de aborto? y otras preguntas

Muchas embarazadas se preguntan a partir de cuándo disminuye el riesgo de aborto. En este post resolvemos esta y otras dudas frecuentes sobre el embarazo.

¿Cuándo disminuye el riesgo de aborto?

Por desgracia, hasta el 30% de los embarazos terminan en aborto involuntario, aunque muchas veces se produce antes de que la madre sepa siquiera que está embarazada. De hecho, la mayoría de los abortos suceden en las primeras 8 semanas de embarazo, y cerca de 95% ocurren dentro del primer trimestre. Así, una vez que se llega a las a 14 semanas de embarazo, el riesgo de un aborto involuntario cae dramáticamente.

¿Por qué se producen los abortos involuntarios?

La mayoría de los abortos involuntarios se deben a problemas cromosómicos que ocurren durante la fertilización.

¿Qué influye en el riesgo de tener un aborto espontaneo?

Algunos factores aumentan el riesgo de sufrir un aborto involuntario. Entre ellos se incluyen los siguientes:

Edad avanzada de la madre: las mujeres entre 35 y 39 tienen un 75% más de riesgo de aborto involuntario que hicieron las mujeres de entre 25 a 29. Si tienes problemas para quedarte embarazada puedes acudir a nuestro laboratorio de fertilidad.

Bajo peso antes del embarazo: mientras que el sobrepeso o la obesidad no parece aumentar el riesgo de aborto involuntario, las mujeres con bajo peso en el momento en el momento de quedarse embarazadas estaban en en mayor riesgo de aborto involuntario que las de peso normal.

Historial de aborto involuntario: las posibilidades de sufrir otro aborto involuntario aumenta con cada embarazo perdido.

Estrés: tener un trabajo demasiado estresante o someterse a situaciones de tensión aumenta el riesgo de embarazo involuntario, según los estudios.

Abuso de alcohol, tabaquismo, drogadicción…

¿Se puede disminuir el riesgo de embarazo involuntario?

Se puede. Para ello, puedes seguir los siguientes consejos:

Tomar vitaminas: las mujeres que toman preparados vitamínicos, especialmente los que contienen ácido fólico y hierro, tienen una probabilidad un 50% menor de aborto espontáneo.

Comer una dieta saludable: comer frutas y verduras todos los días ayudan a disminuir el riesgo de aborto involuntario al igual que el consumo de productos lácteos y el chocolate.

Cuida tu bienestar emocional: Las mujeres que se describen a sí mismas como felices o relajadas tienen un 60% menos de riesgo de aborto involuntario.

Mantener relaciones sexuales: las relaciones sexuales durante el primer trimestre se asocian con un menor riesgo de aborto involuntario.

Diagnóstico Genético Preimplantacional: ¿qué es?
Qué es el consejo o asesoramiento genético

 

Política de Cookies

Este sitio usa cookies y tecnologías similares para proporcionar una mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando, se considera que usted acepta su uso.