3 minutes reading time (523 words)

Cáncer en niños: los tipos de cáncer infantil

Cáncer en niños: los tipos de cáncer infantil

El cáncer es una enfermedad terrible a la que por suerte cada vez sobrevive más gente. La enfermedad se vuelve aún más dramática cuando el que la sufre es un niño. Según las estadísticas, en España alrededor de 1300 menores de 18 años sufren algún tipo de cáncer. En el cáncer infantil lo más importante es el tiempo. Cuanto antes se diagnostica el cáncer en los niños, mayores son las probabilidades de curación, al tiempo que disminuyen las probabilidades de que queden secuelas.

Los resultados del diagnóstico temprano son alentadores: ocho de cada diez niños con cáncer pueden curarse si se tratan en unidades de referencia especializadas en cáncer infantil. Hay que destacar que, en general, el cáncer infantil tiene mejor pronóstico que el cáncer en adultos.

 Tipos más comunes de cáncer infantil

La mayoría de los canceres que afectan a los niños se producen por causas genéticas pero no hereditarias. Es decir, por mutaciones que se producen en los genes que regulan el crecimiento celular, mutaciones que suelen ser espontaneas y no heredadas de los progenitores. Estos son los tipos de canceres infantiles más comunes

Leucemia

Representa aproximadamente uno de cada cuatro casos de cáncer infantil (25%). La leucemia es un cáncer que afecta a los leucocitos (una clase de glóbulos blancos), un tipo de células que se forman en la médula ósea y ayuda al organismo a combatir las infecciones.

En la leucemia se producen una gran cantidad de leucocitos anormales que no cumplen su función defensiva, lo que deja al niño más expuesto a sufrir toda clase de infecciones. Por otro lado, la ingente producción de estos glóbulos blancos va desplazando al resto de células sanguíneas que se producen en la médula, provocando múltiples problemas en la sangre.

Tumores del sistema nervioso central

Son aproximadamente el 20% de los canceres diagnosticados en niños. Estos tumores pueden darse en el cerebro produciendo un abultamiento dentro del cráneo. Tumores en una zona tan delicada producen dolores de cabeza, náuseas, vómitos, convulsiones, depresión, problemas de vista, problemas de habla….

Linfomas de Hodgkin y no Hodgkin

Juntos, estos dos linfomas suman más del 10% de los canceres infantiles. Los linfomas afectan también a glóbulos blancos, al igual que las leucemias, pero en esta ocasión a los linfocitos. Cuando los linfocitos cancerosos empiezan a multiplicarse sin control dejan sin espacio al resto de células que se producen en el sistema linfático.

Tumor de Wilms

El tumor de Wilms es una forma de cáncer de riñón. Algunas veces se asocia con una anomalía congénita llamada aniridia (ausencia de iris en el ojo). Entre los síntomas que provoca este tumor están dolor abdominal, estreñimiento, hinchazón del abdomen o aumento del tamaño en un único lado del cuerpo.

Sarcoma de Ewing

El sarcoma de Ewing es un tumor de los huesos y también de los tejidos blandos que están cerca. Aunque puede darse en cualquier parte del cuerpo, lo más frecuente es que aparezca en piernas, brazos, columna vertebral, costillas y pelvis.

Estos son los tipos de cáncer infantil más comunes. Como siempre, la prevención, con herramientas como el escreening genético, es clave para detectarlos a tiempo y curarlos. 

 

La genética del comportamiento humano: ¿qué estudi...
Gemelos: 6 curiosidades que te sorprenderán
Haga su Consulta Online
1000 caracteres restantes
Agregar archivos

 

Política de Cookies

Este sitio usa cookies y tecnologías similares para proporcionar una mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando, se considera que usted acepta su uso.