genes dominantes y recesivos

¿Cuál es la diferencia entre genes dominantes y recesivos? Recuerda que para la mayoría de los genes, tienes dos copias de cada gen que heredaste de tu madre y de tu padre. Cada copia del gen puede ser diferente. Por ejemplo, y simplificando mucho, una copia puede dar ojos azules mientras que otra puede dar ojos marrones.

Entonces, ¿de qué color serían tus ojos? ¿Un ojo marrón y otro azul? ¿Una mezcla de ambos? No, serán azules o marrones. Es ahí donde entra en juego el concepto de dominancia y recesión.


¿Qué son los genes dominantes?

Una secuencia de ADN capaz de transmitir parte del código genético se denomina gen, el gen dominante es aquel presente en el fenotipo, puede aparecer por partida doble o en dosis simple. 

El gen dominante es capaz de expresar su información, y por tanto, será capaz de transmitir sus características a la descendencia. 

Características de los alelos dominantes

Cada gen tiene diferentes alelos, algunos se expresan con mayor intensidad que otros, siendo capaces de transmitir, o no, información genética, son los alelos capaces de expresar características los que llamamos dominantes. 

Cómo identificar la herencia dominante

La herencia se refiere a la posibilidad de transmitir características a la descendencia. La herencia dominante, por tanto, se basa en genes y alelos dominantes, por tanto, serán estos los que hayan sido capaces de transmitir la información genética a los descendientes.  

¿Qué son los genes recesivos?

Al contrario que los genes dominantes, los recesivos no son capaces de transmitir información, aunque sí contienen las características de la persona que los ha transmitido. 

Los genes recesivos, por tanto, contienen información genética, sin embargo, esta información no llega a manifestarse, puesto que queda suprimida por los genes dominantes. 

Características de los alelos recesivos

En los alelos recesivos la expresión del fenotipo queda oculta. Cabe destacar que en un gen con tres alelos, un alelo puede ser recesivo respecto a los otros dos, incluso un alelo puede ser recesivo frente a uno y dominante frente a otro. 

Cómo identificar la herencia recesiva

La herencia recesiva es difícil de identificar, puesto que es aquella que no se manifiesta, por tanto, las características que no se presentan de forma evidente es, habitualmente, la contenida en los genes y alelos recesivos. 

¿Cómo funcionan juntos?, ¿qué diferencias tienen?

Los genes dominantes y recesivos son aquellos genes por los que está compuesto el ADN, lo diferencia entre ellos es que uno se deja ver y el otro no. Cada versión de un gen se denomina alelo.

Un gen dominante o alelo dominante prevalece sobre el otro alelo recesivo. En nuestro ejemplo, el alelo del color de ojos marrón es dominante sobre el alelo de color de ojos azul. Por eso cuando una persona tiene un alelo marrón y el otro azul, sus ojos son de color marrón.

En Genética, cuando se habla de la herencia de un gen se ejemplifica el gen con una letra. Por ejemplo, podríamos llamar al gen del color de ojos “b”. Pues bien, el alelo dominante se escribe en mayúscula (B) y el recesivo en minúscula (b).

Como dijimos anteriormente, las personas tienen dos alelos o versiones de cada gen, de forma que podemos encontrar individuos BB, Bb, o bb:

BB y Bb tienen ojos marrones

bb, ojos azules.

Los alelos son a menudo dominantes porque el alelo recesivo en realidad no hace nada. Por ejemplo, en el caso del color de ojos el alelo marrón del gen produce un pigmento que colorea el ojo de marrón, pero la versión azul no hace un pigmento azul. De hecho ese alelo no produce ningún pigmento y un ojo sin pigmento es azul.

El del color de ojos es un caso simple pero la mayoría de los rasgos tienen, patrones de herencia impredecibles complejos, con muchos alelos distintos con diferentes grados de dominancia. Por tanto, un alelo puede ser dominante frente a un alelo, pero recesivo frente a otro.

Los términos dominantes y recesivos describen los patrones de herencia de ciertos rasgos. Es decir, que describen la probabilidad de una determinada característica de pasar de padres a hijos.

La herencia dominante y recesiva son conceptos útiles cuando se trata de predecir la probabilidad de que un individuo hereda ciertas características, especialmente trastornos genéticos.

¿Cómo saber cuándo un gen es dominante y cuándo es recesivo?

La manera más sencilla de identificar un gen dominante es comprobando la información genética capaz de influir en las características de la descendencia.

Un gen que haya sido capaz de transmitir información será, de manera evidente, dominante, las características que no hayan sido capaces de transmitirse estarían por tanto contenidas en su mayoría en genes recesivos.  

Casos prácticos

Un  caso práctico muy común cuando hablamos de genes y transmisión de información genética es que que afecta al color de los ojos. Un gen dominante que contenga, por ejemplo, ojos marrones, será capaz de transmitir esta información a sus descendientes.

No todas las características que contienen los genes son físicas, por ejemplo, una persona con tendencia a cierta enfermedad, por ejemplo, el síndrome X Frágil, también se verá afectada debido a la dominancia de un gen que contenía la posibilidad de desarrollar este síndrome.